progressif

sábado, noviembre 24, 2012

El gabinete y los aliados de Peña*



Tomados de La Jornada, Helguera y El Fisgón.


Jesusa Cervantes

MÉXICO, D.F. (apro).- Enrique Peña Nieto tiene jefes, amigos y aliados. Con ellos gobernará el país, por lo menos los tres primeros años.
 Sus jefes, nada nuevo, van desde Carlos Salinas de Gortari hasta los organismos internacionales, a quienes deberá resarcir los apoyos; de lo contrario, los grandes bancos asentados en el extranjero no le hubieran ayudado en su entramado económico y del cual se valió para comprar la Presidencia.

Ahí están los casos de HSBC, Scotia Bank, Bancomer y Banamex, así como el local que ya hasta presencia tiene en España e Inglaterra: Grupo Financiero Monex. 

 Sus amigos: Miguel Ángel Osorio Chong, que podría ocupar la supersecretaría de Gobernación, que por cierto ya quedó acotada en algunas de sus acciones policiacas. En la pasada entrega se hizo referencia a la amistad y vínculo del exgobernador de Hidalgo con la maestra y eterna líder sindical, Elba Esther Gordillo. 

 Sin embargo, a este espacio llegaron varios mensajes que buscan aclarar el punto. Cierto es que fue un político impulsado por la maestra pero, aseguran, es de los pocos que se logró “sacudir” el yugo de la maestra sin romper políticamente con ella. 

“Osorio Chong es ahora Osorio Chong”, comentan. Se mueve solo, responde a su propio proyecto y sí es muy amigo de Enrique Peña Nieto.

 Otro amigo de Peña Nieto, Luis Miranda Nava, quien fuera su secretario de Gobierno en el Estado de México y, apuntan, artífice del convenio entre autoridades mexiquense y Gobernación para que el PAN no se aliara con el PRD en las elecciones de ese estado.

Ahora Luis Miranda parece estarse perfilando para la dirección del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, el Cisen. Así, la policía política que tanto resquemor genera entre las izquierdas estaría a su cargo. 

 Un amigo más, Luis Videgaray, y quien forma parte del equipo de tecnócratas comandado por Pedro Aspe, pero que por supuesto tiene a la cabeza al priista que estuvo en Hacienda en el primer gobierno panista, a Francisco Gil Díaz. 

A Videgaray, se asegura, ya le tienen lista sus oficinas en Hacienda, muy cerca de las del presidente de la República en Palacio Nacional. 

 Y por extensión de Pedro Aspe llegó al círculo cercano de Peña Nieto su amigo Aurelio Nuño, quien le hacía los discursos en campaña electoral. Es el mismo egresado de la Universidad Iberoamericana y quien no pudo prever la furia de los estudiantes contra Peña Nieto aquel viernes 11 de mayo.


Aurelio Nuño es pariente político de Pedro Aspe y se dice que ya tiene su lugar apartado en la Secretaría de Educación Pública (SEP). Operadores de la maestra Gordillo aseguran que es el nombre que les han manejado para “acordar” en esa dependencia. 

 Así, las dos instancias sobre las que descansará la gobernabilidad y la economía del país, Peña Nieto las dejará a cargo de sus amigos. 

 Y como parte del equipo de aliados se especula que, quien le ponga la banda presidencial al mexiquense, Jesús Murillo Karam, será el próximo procurador general de la República, recobrando esta posición la fuerza y uso que tuvo durante los gobiernos priistas. 

 Un aliado más, el brillante abogado Alfonso Navarrete Prida; un hombre que no sólo sabe de leyes sino también de negociaciones. A él, pronostican, tocará quedarse al frente de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS), así tendrían un fuerte competidor para otras áreas.

 Y el gran aliado de Peña Nieto: Manlio Fabio Beltrones Rivera, quien desde su llegada a San Lázaro ha movido todos los hilos posibles para brindar un 1 de diciembre si no tranquilo, por lo menos “respetuoso y republicano”, como gustan llamar los priistas a estas rancias y condescendientes ceremonias. 

 Los últimos movimientos los realizó Beltrones la semana pasada: se creó la comisión Monex y se aceptó, de último momento, la inclusión del Partido del Trabajo (PT). 

Beltrones espera que en ese espacio las izquierdas del Movimiento Ciudadano (MC) y el PT se mantengan ocupadas y saquen toda su furia contra Peña Nieto.
Lo que del otro lado no se esperaba es que se diera “inmunidad y protección” al aún titular del Sistema de Administración Tributaria (SAT), Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, el hombre que tiene toooda la información de cómo se dio el Monexgate. Ahora, desde su posición de integrante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), será difícil que algo salga de su boca.

 Al PAN y al PRD, a los que por su número resulta para Beltrones más complicado controlar, les concedió cambios en la reformada ley de la administración pública. A la nuevamente temida Secretaría de Gobernación, Beltrones Rivera le quitó lo que oliera a represión y autoritarismo; además, dejó intocables al Instituto Nacional de las Mujeres (Indujeres) y Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. Cuatro cambios le dio al PAN y cuatro cambios le dio al PRD.

 Los “chantajes” estuvieron a la orden del día el jueves 22 en la Cámara de Diputados. Beltrones Rivera, como buen aliado de Peña Nieto, operó para llevar la fiesta en paz el próximo 1 de diciembre, bueno, hasta el área de Comunicación manejó el mismo discurso, pues si a algún funcionario de San Lázaro se le preguntaba qué esperaban para ese día, la respuesta es que “todo tranquilo”.

 Pero lo cierto es que el operador sonorense no pudo cooptar al MC y algunos otros diputados de otros dos partidos, y quienes en suma llegan a una treintena. Con éstos no pudo o no quiso negociar Beltrones Rivera, y seguro serán los que por lo menos pancartas de repudio exhibirán en la asunción de Peña Nieto, en un intento por representar a esa tercera parte de la población que votó por Andrés Manuel López Obrador y que tiene la certeza, y las pruebas, de que se “compró” la Presidencia.

 Pasado el 1 de diciembre, el aliado mayor de Peña deberá sacar, en mancuerna con Emilio Gamboa Patrón en el Senado de la República, las reformas, hacendaria y energética. Estos movimientos se esperan para marzo de 2013.

 Pasados los tres años, seguramente aliados y amigos harán un reacomodo y cobrarán facturas.

Nota: La semana pasada en este mismo espacio se ofreció un dato totalmente erróneo, dije que el general de división retirado en 2008 y quien fuera jefe del Estado Mayor de Ernesto Zedillo durante su paso por la Presidencia de la República, Roberto Miranda Sánchez, estaba a cargo de la seguridad de Enrique Peña Nieto. No es así. Quien hoy tiene parte de la seguridad y se espera sea nombrado jefe del Estado Mayor es el general brigadier Roberto Miranda Moreno, quien por cierto fue jefe de la sección segunda del EMP cuando fue nombrado encargado de la seguridad del mexiquense. Y un dato más, cuando Miranda Sánchez era jefe del EMP con Zedillo, Miranda Moreno apenas era un coronel, quien ingresó al EMP como jefe de ayudantes del presidente, esto en 1995. Agradezco a quien me envió los datos y me hizo ver la imprecisión.

 Por cierto, para la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) también se maneja, entre algunos políticos, al general Miranda Moreno como una pieza más del zedillismo. Otro puede ser el general Salvador Cienfuegos, hoy parte del Estado Mayor de la dependencia y, en tercer lugar, se ubica a quien fuera comandante de la Zona Militar de Toluca, del que aseguran es compadre de Peña Nieto y hoy anda por allá, en el sureste mexicano, encargado de otra zona militar.


Twitter: @jesusaproceso

*Tomado de La Revista Proceso.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home